Skip to content

OJO PELAO EL 12F “El fraude al acecho” (CNE 2012)

febrero 3, 2012

Duele reconocerlo, pero es la pura y santa verdad: el acta mata voto y dinero mata galán no los inventó la VRepública. Los heredó y perfeccionó a extremos de última tecnología. Con sus maquinitas tragaperras, su captahuellas y su transmisión inalámbrica. Mediante los cuales y anticipando el fraude con el presumible 60/40 montado por el G2 con sus tartamudos de las encuestas nos la metieron hasta el propio centro craneal. Pero la marrullería electorera de que hicieron gala los expertos en marramuncias y forjamiento de actas electorales venía de antes. De cuando AD y COPEI se repartían votos nulos, sobrantes y otras voluntades caídas del cielo. 

Como bien dice el refrán: más sabe el diablo por viejo que por diablo. Y de la tentación del forjamiento y la mágica aparición de votantes para inclinar la balanza a favor del candidato del vejestorio, más vale recurrir a otro anciano refrán importado a Venezuela por los gallegos junto con Cristóbal Colón y los sabuesos de perrear indios, desconfiados como son hasta del aire que respiran: si crees que el adversario, así sea un hermano del mismo campo, te podría tender unas celadas y robarte unos votos, no lo desestimes. Es más: piensa mal. Acertarás.

Todo lo cual se me viene a la mente ante el escándalo desatado entre las huestes de la vieja socialdemocracia por el golpe de mano dado por los carajitos de Primera Justicia y Voluntad Popular. Buenos aprendices de brujo del calderismo, optaron por engañar a medio mundo para no anticipar sucios contragolpes de parte de avezados expertos en marrullerías, golpes bajos y asaltos de secretaría, como Omar Barboza y Henry Ramos. ¿O nos vamos a olvidar de la intriga panameña pergeñada por Manuel Rosales y Ramos Allup para sacar del juego a Antonio Ledezma y apartar de un manotazo a quien les hiciera sombra en el Zulia, incluido el mismo Pablo Pérez?

Las encuestas podrán decir misa, pero los aparatos y el control de las mesas electorales podrían cantar a difuntos. ¿Es un crimen pensar mal del aliado? Pienso que no. Lea a Rafael Poleo y luego hablamos. La historia de la democracia venezolana está llena de malos olores. Tanto, como para que un Fouché en alpargatas, hijo y padre de ladrón y ladronazo él mismo, terminara de gran elector.

Mi recomendación a quienes se confían en las encuestas y se enorgullecen del sitial de honor que han conquistado: el 12, ojo avizor. Lupa a los electores, a los dedos entintados, a los cuadernos electorales. Y mosca a la apertura de las urnas y el conteo de votos. Más vale prevenir que curar.

Opinión
Luis Fernández Moyano
ND

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: